OddThemes © 2019

En realidad tengo mas ropa que la que se muestra en la foto, pero no hablemos de eso. En esta entrada en realidad quería poner un montón de preguntas, la mayoría relacionadas a ropa, que a nadie le interesa pero que de todas formas voy hacerlas; y responderlas también.

¿Tacos/zapatos bajos? Zapatos bajos. Man, ¿no me conoces? Claro que no pero cualquier que me conoce sabe que yo a los tacos que tengo, los tengo de adorno.
¿Denim o cuero? Denim. Definitivamente denim. Solía usar y abusar de mi campera de cuero en mi adolescencia por lo que cada que me mencionan cuero pienso en eso y en mi época de adolescente rebelde. (Algo así como rebelde sin causa pero en realidad con una causa..!!I got the bullets¡¡)
¿Puntual o tarde? Un cuadro de advertencia que diga "posiblemente llegando tarde" deberia aparecerles a todo aquel que planee una salida conmigo. Se me da natural, es un talento.
¿Ropa ajustada o suelta? Suelta. Aunque me gustan las remeras ajustadas pero solo las que son tipo t-shirt. Ah, y los vestidos...pero solo en el pecho.
¿Estrellas o rayas? Estrellas
¿Café o mate? Mate. Aguante Argentina.
¿Ojos o labios? Creo que ojos, ojos con lineas de expresión en las esquinas.
¿Mañana o tarde? Mañana pero me encanta dormir asi que tengo un problema con eso.
¿Comprar con amigos o sola? Eeeeeh, esta es la cuestión: No me gusta comprar ropa. Lo aborrezco por completo. Cuando tengo que hacerlo, me tengo que obligar a hacerlo. Que me gusta la ropa, claro que si, pero comprar ropa y peor aun, comprar sola, no es algo que me emociona para nada. Entonces, claramente comprar con amigos aunque también depende con quien pero sí, eso.
¿Invierno o Verano? Invierno significa mas ropa y significa mas mi estilo. Significa camperas, botas, medias, acolchados, abrazos
¿Shorts o polleras? Verano en Buenos Aires es un horno. Los shorts no son lo mio, tampoco las polleras pero si tengo que elegir, elegiría polleras/faldas.
¿Bailar o cantar? Cantar bailando baby
¿Formal o informal? Semi- formal.
¿Vintage o a la moda? Me gusta la moda...de Europa. Cuando digo eso generalmente no tiene sentido para otros por lo que para explicarme mejor, prosigo. Me gustan los estilos asociados al francés e ingles. Me gustan algunos estilos de los 90s también. Me gusta lo clásico, lo formal, aunque no tan formal, ropa con un toque de modernidad. Por ejemplo usar tapados con converses y un bolso largo tipo morral. O jeans azules un poco anchos con una campera beige y converses/botas. O una remera con algún detalle que la haga especial (bordado, encaje, color) con un pantalón denim azul y zapatos oxford es lo mio.
Hay días que igual me visto como sea, solo soy una estudiante desempleada. Sin embargo, creo que ese es mi estilo y mi preferencia, soy vintage a la moda. Ah mira, como todo el mundo hoy en día.



Las siguientes películas son películas que vi en algún momento de los meses posteriores al primer compendio de películas que publique. No corresponden a una categoría particular.


Lost Horizon
⭐⭐(2.5/4)

Año: 1937
Director: Frank Capra
País: Estados Unidos
Género: Aventura, Drama
Duración: 132 minutos
Reparto:  Ronald Colman, Jane Wyatt, Edward Everett Horton |
Sinopsis: Varios pasajeros, entre los que se encuentra un joven diplomático inglés, sobreviven a un accidente aéreo en el Himalaya. Cuando creen que la muerte es inevitable, son rescatados por los habitantes de Shangri-La, una idílica y utópica comunidad que vive oculta en el Tíbet. Mientras la Segunda Guerra Mundial amenaza al mundo, ellos descubrirán un lugar donde la gente es feliz y no envejece.

Esta película es una película clásica. Esta basada en un libro ingles muy popular, el cual leí hace mas de seis años, después de que me llamara la atención un termino propio del libro que aparecía en la letra de una de las canciones de los Arctic Monkeys. Me acuerdo que cuando termine de leer el libro me quede con una sensación que hasta ahora no se como explicar y es por eso mismo que me daba mucha intriga el ver como era la película. Cuestión, un día la busque, la encontré y la vi. En medio de eso me entere que hay dos versiones pero bueno, no recomiendan la segunda.

Un lugar llamado Nothing Hill
⭐⭐⭐(3.5/4)

Año: 1999
Director: Roger Michell
País: Reino Unido
Género: Aventura, Drama
Duración: 124 minutos
Reparto:  Hugh Grant, Julia Roberts
Sinopsis: Cuando la famosa actriz, Ana Scott (Julia Roberts) entra a la librería que regenta William Thacker (Hugh Grant) en el barrio londinense de Notting Hill no imagina cuánto va a cambiar su vida. El hombre queda enamorado de ella solo con verla y hará todo lo posible por conquistarla, sin saber vivir rodeado de flashes, periodistas y rumores.

Esta película me la recomendaron un par de veces pero me acuerdo que yo siempre me negaba a verla porque pensaba que era muy mala...y me equivoque. Véanla.


Blood Diamond
⭐⭐⭐⭐(4/4)

Año: 2006
Director: Edward Zwick
País: Estados Unidos
Género: Aventura, Drama
Duración: 143 minutos
Reparto: Leonardo DiCaprio, Jennifer Connelly, Djimon Hounsou
Sinopsis: Un pescador, un contrabandista y un sindicato de empresarios se enfrentan por la posesión de un diamante de valor incalculable.

Esta película....uff no. Sin palabras. Me llevo por una montaña rusa de emociones; en un momento bien arriba y luego traspasando mi piso de estabilidad emocional al ver a niños siendo transformados en maquinas de asesinar.
"Sometimes I wonder, will God ever forgive us for what we've done to each other. Then I realize God has left this place a long time ago.."
Es una película completamente recomendable. A mi me hizo pensar y reflexionar, sobre como Dios tiene aun tanta misericordia conmigo.

Green Book
⭐⭐⭐⭐(4/4)

Año: 2018
Director: Peter Farrelly
País: Estados Unidos
Género: Drama, Comedia
Duración: 130 minutos
Reparto: Viggo Mortensen,  Mahershala Ali
Sinopsis: Años 60. Tony Lip (Viggo Mortensen) es un rudo italoamericano del Bronx que es contratado como chófer del virtuoso pianista negro Don Shirley (Mahershala Ali). Ambos emprenderán un viaje para una gira de conciertos por el Sur de Estados Unidos, donde Tony deberá tener presente "El libro verde", una guía que indicaba los pocos establecimientos donde se aceptaba a los afroamericanos. Son dos personas que tendrán que hacer frente al racismo y los prejuicios, pero a las que el destino unirá, obligándoles a dejar de lado las diferencias para sobrevivir y prosperar en el viaje de sus vidas.

Ganadora del Oscar y a mi parecer, completamente merecedora del premio.  La escena de Doc explicándole su vida a Tony bajo la tormenta, me hizo llorar mas de lo que me gustaría admitir. 100% recomendable.
Yes, I live in a castle, Tony. Alone. And rich white people pay me to play piano for them, because it makes them feel cultured. But as soon as I step out of that stage I go right back to being just another nigger to them--cause that is their true culture. And I suffer that slight alone, because I’m not accepted by my own people, because I’m not like them either! So if I’m not black enough, and I’m not white enough, and I’m not man enough, then tell me Tony, What am I?
PD. No se dejen engañar...esta película no se basa exclusivamente en el racismo. Sino que, en la amistad, en la búsqueda de identidad y aceptación social. En el llenar esa necesidad humana de pertenencia a pesar de ser alguien que cae en las medias lineas de las categorías mas generales y en el descubrir que hay formas de  vida mas diversas de las que uno conoce.


Spider-Man: Un nuevo universo
⭐⭐⭐⭐⭐(5/4)
Año: 2018
Director:  Peter Ramsey, Rodney Rothman, Bob Persichetti
País: Estados Unidos
Género: Animación, Acción
Duración: 117 minutos
Reparto:  Shameik Moore, Jake Johnson, Hailee Steinfeld
Sipnosis: El adolescente Miles Morales se convierte en el nuevo Hombre Araña de su realidad, cruzándose en su camino con cinco contrapartes de otras dimensiones para detener una amenaza que afectaría todas las realidades.

Sin palabras. Soy re fan de las películas de superheroes y del Hombre araña. Sin embargo, esta película al ir mas allá de eso, me fascino, me encanto, me enamoro. Ademas de que cuando veo a Miles, veo a mi hermano. Mirenla. Es una película llena de significados, y por ahí te puede hablar mucho si sos adolescente aun.

Acá un vídeo que me gusto de un youtuber comentando sobre la película. (Ingles)

Séptimo
⭐⭐(2/4)
Año: 2013
Director: Patxi Amezcua
Países: Argentina, España
Género: Suspenso
Duración: 91 minutos
Reparto: Ricardo Darín,  Belén Rueda,  Luis Ziembrowski
Sipnosis: Un padre y sus dos hijos juegan a ver quién llega primero a la calle desde un séptimo piso: si el padre en el ascensor o los niños por las escaleras. Cuando el padre llega a la planta baja, resulta que los niños no aparecen, no hay ni rastro de ellos. Empieza entonces una búsqueda frenética por parte del padre (Ricardo Darín) y la madre (Belén Rueda)

Una parte de mi me dice que tengo que incluir una película nacional, aun cuando sea de otro país también. Entonces pongo la película que literal acabo de terminar de ver, saludos.



Mi sangre, mi vida
usted mi negrito
En tus ojos color noche caí
cuando naciste en esta mi otra tierra.
Usted mi hermanito, me enseñó a amar
me enseñó a ilusionarme por compañía.
Me enseñó a olvidarme de las avenidas
que había conocido entre alboreadas
para amar esas otras calles que no me pertenecían.
Pensando en usted mi negrito
y en el otro niño de la misma matriz
es que me dieron ganas de correr entre montañas
avanzando a un mundo de relatos,
bailando con pies descalzos
agradeciendo a Dios por el vivir.
A usted mi hermanito prístino,
con esa tu sonrisa tan invulnerable
hoy te veo crecer y me encuentro rogándole
al tiempo que pare un segundo y me perdone



Algunas veces me pasa: por ratos el mundo me abruma. Son ratos en los que pienso mucho sobre como es posible que Dios se importe siquiera un poco por nosotros, que existimos acá solo mientras pensamos y que parece ser que somos mas hechos de maldad que de polvo de estrellas, que no debería haber chance para nosotros.  Cuando abandono mi perspectiva romántica y dejo que mi corazón se rompa poco a poquito hasta que desacelero y freno por mi propio bien. Cuando soberbiamente siento que entiendo mas que los de mi alrededor, también.

Pero solo por ratos, ratitos.

Creciendo y en mi adolescencia creo que no estuve tan empedernida en la idea del sentir amor de alguien ajeno a mi sexo, sangre y amistad como por ahí estoy ahora. Por ahí. Creo que tampoco fui tan romántica, si bastante ilusa... aunque ambos dichos hoy en día me los cuestiono, porque siempre fui de andar por ahí, por las medias lineas.

Es tan raro, porque ahora mi corazón si me da vueltas, y nunca lo había sentido así. Ahora si a mi corazón le surgió el gusto por mirar mas allá del físico y soñar volando alto y bajo por los quizás. Lo que conlleva un lado feo, uno horrible. Y eso es que ahora también es de hacer ojos a quien lo haga sentirse liviano para luego, después de un tiempo, perder el completo interés. Y eso no soy yo, eso es algo que no quiero ser, eso se.

El escrito que publique en la entrada pasada (no me atrevo a llamarlo poema) era en parte por eso; era para alguien y para nadie en particular pero porque se que lo que yo siento lo sienten muchos otros, con la diferencia de que muchos de esos otros avanzan sobre esos sentimientos pasajeros, mientras que yo me quedo mirando al barco zarpar. Otra vez: es tan raro.

¿Y saben que? Siempre viví pensando que nunca había tenido una cita en todos mis años de existencia y el otro día mi mente me sorprendió al hacerme darme cuenta de que si, y que había sido algo planeado por la otra persona y que aunque fue hermoso, ni me di cuenta. Ese es el nivel que maneje toda mi vida, los demás actuando y yo viéndolos hacerlo. Claro que todo lo que era amor para mi era el ver "la noche estrellada" a cinco metros de distancia, admirando la apariencia de lo que yo me podía imaginar ver desde esa distancia al contemplar dicha obra maestra. Pero ya no mas, porque tal vez ahora si esta en mi la idea del sentir amor por un hombre, tal vez.

Pero si, no quiero jugar a enamorar. Quiero enamorarme y que se me enamore quien tenga que enamorarse de mi. Alguien que comparta proposito conmigo. Yo mientras voy luchando con este corazón para darle lo que de verdad necesita y no lo que quiere de a ratos. Eso intento



Que lindo es cantar en ritmo lento,
con voz bajita sobre esas cosas que hiciste sentir.
Que lindo es saber que alguna vez pensaste en mi.
No que así de fácil te hayas hecho querer,
pero te confieso que hoy ya extrañe.
Y es que veces lo que me hacen sentir,
es justo lo que quiero ver en mi.
Tu que juegas a enamorar,
yo se que todas esas palabras bonitas
eran solo pétalos de las flores
que regalabas en susurros por ahí.
Y cantar lento me gusta a mi,
en voz bajita, canto una cumbia alegre
riéndome de esa imagen mía en tu mente,
porque en realidad no me recuerdo de ti.





Hubo un tiempo en el que quise ser escritora. No una muy popular pero respetada entre los pares. En cierta forma, poseyendo alguna credibilidad.
Pero es que más que nada quise ser artista. Tener a las palabras en mi boca fluyendo como ríos que se inician en las puntas de montañas. Darle forma a ese arte sin sentido que alguna vez surgió y que se me iba desparramando desde mis vivencias pasadas.

Entonces me di cuenta que en realidad quería ser algo así como poeta. Escribir versos sacados de las enseñanzas de las cicatrices de mi piel. Si se me permitía, del ombligo y mi rodilla. De mi corazón y mi cabeza. Largos como mis cabellos y sutiles como mis cejas.

Pero a la verdad, ese fue otro tiempo. Descubrí que al final no quería ser algo así como poeta. Descubrí que el arte es para el alma rota y que mejor es ser poeta en la vida, mejor es correr mi carrera, seguir mi causa, entregar mi prosa y morir por ella.





Hay realmente pocas canciones que tienen un significado muy importante para mí. Y es que son pocas las que tienen la capacidad de llevarme a otro momento, a otro tiempo, a otro lugar. Son pocas las que parecen tener el poder de transportarme y hacerme sentir las huellas de la vida en el alma.

Sin dudas, una de esas canciones es Wake me up when september ends de Green day y eso es debido a que me recuerda a una persona muy especial. Y aunque septiembre ya acabo hace rato, hoy recién me acabo de dar cuenta que han pasado siete años de la muerte de ella, de quién  me cuido y crío por un tiempo cuando era niña y no tenía a nadie más: mi mamita de corazón, mi tía, a quién ame mucho. Y es por eso que lo escribo ahora porque además, me puse a reflexionar no sólo en cuan rápido pasa el tiempo sino sobre la importancia que tiene uno como adulto en la memoria de un chico.

Mi tía fue una persona particular. Hermana mayor de mi madre, tal vez no la mejor hermana para mi madre. Fiestera, precisamente el alma de la fiesta pero quién me cuido mejor que todos los que me cuidaron. Por lo tanto, no puedo decir que ella fue todo luz o todo tinieblas porque era abstracta, como todos. Tampoco puedo decir que fue la persona ideal para ser mi tutora pero en efecto fue a quien más quise entre todos mis familiares.

Ella fue una protagonista. En mi infancia ella fue mi co-star. De mis pocos recuerdos infantiles, el mas lindo que tengo, en el está ella:

Yo era una niña de 5 o 6 años y estaba sintiendo tristeza en la medianoche. Acostada en mi cama, entre mi aflicción y pensamientos escuchaba a mi tía cocinar en la cocina. Ella cocinaba comida a la noche, vendía en el día, de eso trabajaba.  Mi angustia se volvió insoportable y todo estaba oscuro, así que me decidí ir a acompañarla. Me senté en la silla que había sido hecha especialmente para mi y me ofreció hacerme lo que más me encantaba en ese tiempo: una taza de leche con eucalipto. Y mientras esperaba la anhelada taza de leche, jugaba con mis oídos, tapando y destapandomelos haciendo que el ruido blanco se escuchara y dejara de escuchar en mi mente.

Realmente no se si es de esta forma para todos; me refiero a que un recuerdo les marque tanto. Pero para mi, lo que acabo de contar, es un lugar donde encuentro abrigo por así decirlo. Es un refugio al algunas veces vuelvo cuando recuerdo todo lo que perdí. Es una vuelta a la inocencia, lo cual es increíblemente valioso para mí. Así que si, la canción me recuerda a mi tia y pensar en mi tía siempre me transporta ese momento.

El tiempo corre, las estaciones cambian, él permanece en mí y tía, seven years has gone so fast. Vos fuiste lo mejor de mi primera infancia.

Estoy casi terminando el segundo año de la carrera, con los 22 años esperando a la vuelta de la esquina, en la espera de la confirmación de un trabajo nuevo y con la experiencia de lo que es que te guste alguien de una forma extraña y estar confundida sobre eso. Además, hace poco tome una decisión tan importante que a la verdad no sé el impacto que pueda tener sobre mi vida.

En cierta forma estoy sintiendo un huracán impredecible con grados cambiantes y momentos de calma que se asemejan a la lluvia tropical. ¿Será que es así para todos cuando se llega a los 20s? ¿O solo yo estoy teniendo este cliché masivo de crisis y no crisis y sentir a la respiración parar por segundos solo por estar creciendo? Para mayor descripción y significación, la sensación de algo así como en una película del género coming of age. En sí, algo que realmente me cuesta entender porque en mi opinión soy alguien bastante aburrida  aunque si soy honesta, tampoco lo encuentro molesto.

Siguiendo lo dicho en el párrafo anterior, algunas de mis preguntas: ¿Debería buscar y esperar a esa persona que comparte los mismos gustos y sueños que yo o no? ¿Estoy tomando las decisiones correctas con la carrera? ¿Debería dejar todo por un momento e irme a Italia con mi papá y luego por un tiempo aventurarme en la carretera? ¿Cuanto alternativo es muy alternativo? ¿Debería conocer mas gente?

No se. Realmente hay tanto que no veo como para formar una perspectiva de mi vida.

Soy fan de lo común u ordinario, pero mi vida en general es bastante anormal. Quizás por eso. Por momentos soy muy intensa y un intento de intelectual pero eso depende de con quien me encuentre charlando. Soy curiosa y en cualquier caso la aventura para mi tiene que ver con visitar y descubrir lugares a los cuales pocas personas van. Soy fanática de las cosas viejas y con significado y aborrezco la necedad así como también el lastimar a la gente voluntariamente.

En efecto, soy un manojo de preguntas pero saben que, al final y más allá de todo, se que voy a estar bien. Estoy ganando, estoy creciendo.




Ya hace un mes dejé de publicar seguido acá en contra de mi deseo de hacerlo continuo. Y es que con el trabajo, la facultad y demás se me hace imposible pensar, escribir o argumentar algo. Aunque creo que ha sido más que nada la falta de ganas de hacerlo a causa de querer descansar, que por falta de tiempo porque tiempo, tiempo hay.

Pero equis, hoy voy a escribir un poco sobre el final alternativo que le dio Borges al Martin Fierro.

El Martin Fierro es un poema; es uno de los libros, sino es que el único, que acá en Argentina se lee sin falta en la escuela. Es un poema intenso, largo, ¿abarcativo? A la verdad ya ni me acuerdo tanto y tampoco viene al tema en cuestión. Lo que es relevante y necesitas saber para entender "El Fin" de Borges, es la parte en la que Fierro, estando borracho, asesina en una pelea cuerpo a cuerpo a un negro después de haber agredido a la mujer de este.

Entonces lo que hace el escrito de Borges es básicamente responder a esa parte de la historia ya que se trata sobre el hermano del negro cobrando venganza de lo que injustamente Fierro hizo. Se trata sobre volverse ese otro, ese nadie.

   Recabarren, tendido, entreabrió los ojos y vio el oblicuo cielo raso de junco. De la otra pieza le llegaba un rasgueo de guitarra, una suerte de pobrísimo laberinto que se enredaba y desataba infinitamente…
         Recobró poco a poco la realidad, las cosas cotidianas que ya no cambiaría nunca por otras. Miró sin lástima su gran cuerpo inútil, el poncho de lana ordinaria que le envolvía las piernas. Afuera, más allá de los barrotes de la ventana, se dilataban la llanura y la tarde; había dormido, pero aun quedaba mucha luz en el cielo. Con el brazo izquierdo tanteó dar con un cencerro de bronce que había al pie del catre. Una o dos veces lo agitó; del otro lado de la puerta seguían llegándole los modestos acordes. El ejecutor era un negro que había aparecido una noche con pretensiones de cantor y que había desafiado a otro forastero a una larga payada de contrapunto. Vencido, seguía frecuentando la pulpería, como a la espera de alguien. Se pasaba las horas con la guitarra, pero no había vuelto a cantar; acaso la derrota lo había amargado. La gente ya se había acostumbrado a ese hombre inofensivo. Recabarren, patrón de la pulpería, no olvidaría ese contrapunto; al día siguiente, al acomodar unos tercio de yerba, se le había muerto bruscamente el lado derecho y había perdido el habla. A fuerza de apiadarnos de las desdichas de los héroes de la novelas concluímos apiadándonos con exceso de las desdichas propias; no así el sufrido Recabarren, que aceptó la parálisis como antes había aceptado el rigor y las soledades de América. Habituado a vivir en el presente, como los animales, ahora miraba el cielo y pensaba que el cerco rojo de la luna era señal de lluvia.
         Un chico de rasgos aindiados (hijo suyo, tal vez) entreabrió la puerta. Recabarren le preguntó con los ojos si había algún parroquiano. El chico, taciturno, le dijo por señas que no; el negro no cantaba. El hombre postrado se quedó solo; su mano izquierda jugó un rato con el cencerro, como si ejerciera un poder.
         La llanura, bajo el último sol, era casi abstracta, como vista en un sueño. Un punto se agitó en el horizonte y creció hasta ser un jinete, que venía, o parecía venir, a la casa. Recabarren vio el chambergo, el largo poncho oscuro, el caballo moro, pero no la cara del hombre, que, por fin, sujetó el galope y vino acercándose al trotecito. A unas doscientas varas dobló. Recabarren no lo vio más, pero lo oyó chistar, apearse, atar el caballo al palenque y entrar con paso firme en la pulpería.
         Sin alzar los ojos del instrumento, donde parecía buscar algo, el negro dijo con dulzura:
         —Ya sabía yo, señor, que podía contar con usted.
         El otro, con voz áspera, replicó:
         —Y yo con vos, moreno. Una porción de días te hice esperar, pero aquí he venido.
         Hubo un silencio. Al fin, el negro respondió:
         —Me estoy acostumbrando a esperar. He esperado siete años.
         El otro explicó sin apuro:
         —Más de siete años pasé yo sin ver a mis hijos.
         Los encontré ese día y no quise mostrarme como un hombre que anda a las puñaladas.
         —Ya me hice cargo —dijo el negro—. Espero que los dejó con salud.
         El forastero, que se había sentado en el mostrador, se rió de buena gana. Pidió una caña y la paladeó sin concluirla.
         —Les di buenos consejos —declaró—, que nunca están de más y no cuestan nada. Les dije, entre otras cosas, que el hombre no debe derramar la sangre del hombre.
         Un lento acorde precedió la respuesta de negro:
         —Hizo bien. Así no se parecerán a nosotros.
         —Por lo menos a mí —dijo el forastero y añadió como si pensara en voz alta—: Mi destino ha querido que yo matara y ahora, otra vez, me pone el cuchillo en la mano.
         El negro, como si no lo oyera, observó:
         —Con el otoño se van acortando los días.
         —Con la luz que queda me basta —replicó el otro, poniéndose de pie.
         Se cuadró ante el negro y le dijo como cansado:
         —Dejá en paz la guitarra, que hoy te espera otra clase de contrapunto.
         Los dos se encaminaron a la puerta. El negro, al salir, murmuró:
         —Tal vez en éste me vaya tan mal como en el primero.
         El otro contestó con seriedad:
         —En el primero no te fue mal. Lo que pasó es que andabas ganoso de llegar al segundo.
         Se alejaron un trecho de las casas, caminando a la par. Un lugar de la llanura era igual a otro y la luna resplandecía. De pronto se miraron, se detuvieron y el forastero se quitó las espuelas. Ya estaban con el poncho en el antebrazo, cuando el negro dijo:
         —Una cosa quiero pedirle antes que nos trabemos. Que en este encuentro ponga todo su coraje y toda su maña, como en aquel otro de hace siete años, cuando mató a mi hermano.
         Acaso por primera vez en su diálogo, Martín Fierro oyó el odio. Su sangre lo sintió como un acicate. Se entreveraron y el acero filoso rayó y marcó la cara del negro.
         Hay una hora de la tarde en que la llanura está por decir algo; nunca lo dice o tal vez lo dice infinitamente y no lo entendemos, o lo entendemos pero es intraducible como una música… Desde su catre, Recabarren vio el fin. Una embestida y el negro reculó, perdió pie, amagó un hachazo a la cara y se tendió en una puñalada profunda, que penetró en el vientre. Después vino otra que el pulpero no alcanzó a precisar y Fierro no se levantó. Inmóvil, el negro parecía vigilar su agonía laboriosa. Limpió el facón ensangrentado en el pasto y volvió a las casas con lentitud, sin mirar para atrás. Cumplida su tarea de justiciero, ahora era nadie. Mejor dicho era el otro: no tenía destino sobre la tierra y había matado a un hombre.

 Fuente


Recuerdo que cuando leí esa escena en el poema, donde Fierro mata al negro, me sentí con una sensación horrible de impotencia, de disgusto. Porque si bien Fierro estaba sufriendo mucho en ese tiempo, yo creía que nada que nos pueda pasar debería justificar el deshacernos de nuestra humanidad, ni siquiera por instantes.

En el escrito de Borges, el hermano del negro mata a Fierro con el facón. Fierro muere. Y Borges termina con esas últimas dos oraciones que se quedaron conmigo desde que las leí a los 17 años y que me resultaron valiosa en mi manera de pensar e interpretar al mundo en mis años posteriores.  Esas últimas palabras son poesía pura, es simplemente brillante.

Hace un par de semanas, hablé sobre esto con una de las señoras con las que yo trabajo, quién estuvo casada con un escritor que llegó alguna vez en su vida a saludar a Borges. Y debido a  que ella menciono eso, es que yo le comente sobre esto y le leí "El Fin". Y creo que le gusto tanto como a mi me encanta.